Dominio de los procesos – Garantía de calidad

¿Qué es la calidad? Amortiguación, resistencia a las grietas, a deformaciones, al bote del balón y antideslizamiento: los requisitos mínimos para las propiedades mencionadas y otros factores tal y como se definen en la norma DIN V 18032-2. ¿Es esto calidad? Estamos convencidos de que siempre que se habla de la calidad en lo que respecta a las construcciones para suelos deportivos hay que ir un paso más adelante para conseguir este objetivo. La verdadera calidad sólo se consigue cuando los suelos deportivos cumplen con todos los requisitos para las actividades que sobre ellos se realizan, respetando los estándares de rendimiento y normas de seguridad al mismo tiempo que son resistentes y duraderos.

Tres puntos a tener en cuenta

El primer punto es el asesoramiento: ¿para qué se va a utilizar el suelo? ¿A qué actividades deportivas y tensiones será sometido? ¿Qué producto o sistema es el más adecuado para dicho uso? Nuestros especialistas están disponibles para contestar a estas preguntas con una simple llamada telefónica en todo momento. Estarán encantados de facilitarle información y asesoramiento.

El segundo punto es que todos los productos deben fabricarse con la máxima calidad. En DLW esto significa que a menudo vamos más allá de los requisitos de la norma DIN. A modo de ejemplo, en lugar de un grosor mínimo de 3,2 milímetros, nuestros productos tienen 4 milímetros de grosor. Esto supone un 25% más respecto al mínimo exigido. Las diferencias pueden ser todavía mayores (hasta un 70%) cuando se trata del grosor de la capa más superficial.

Los más altos estándares de calidad se consiguen con ayuda de un sistema de gestión de calidad exhaustivo, además de con un procedimiento de garantía de calidad voluntario por parte del RAL Deutsches Institut für Gütesicherung und Kennzeichnung e.V. (Instituto Alemán de Garantía y Certificación de Calidad). Le garantizamos siempre productos de la máxima calidad mediante evaluaciones oficiales externas. Los buenos resultados obtenidos son la prueba de este compromiso: nuestros productos satisfacen con éxito los rigurosos requisitos de la prueba de la silla con ruedas (de conformidad con la norma EN 425) sin causar alteraciones visibles en la superficie.

El tercer punto es el siguiente: un suelo sólo es de calidad si su instalación lo es también. Por este motivo, colaboramos con especialista cualificados para garantizar la máxima calidad tanto de nuestros productos como de su instalación.